Blockchain Certification Authority (BCA)

La tecnología blockchain (cadena de bloques) representa un nuevo giro en la economía, las finanzas y la industria bancaria que se extenderá en los próximos diez años. Existe una necesidad urgente de proteger este paisaje tan innovador, para evitar que se repitan los mismos errores que sucedieron en el pasado y que son el origen de estas innovaciones.

Bitcoin fue creado para resolver los problemas de la trazabilidad de las fortunas en el sistema financiero actual. Ser capaz de rastrear el origen y la naturaleza de los patrimonios era la pieza que faltaba en el rompecabezas para construir un sistema financiero completo.

Las empresas necesitan conocer a sus clientes, así como a sus inversores, y especialmente los riesgos que asumen durante su relación comercial. En estos procesos de certificación se invierte una gran cantidad de tiempo y dinero en los recursos humanos que se necesitan, quizás más que en las actividades principales de la empresa.

Con la tecnología BCA queremos cambiar el paradigma. Más allá de la simple verificación de la identidad, nos dirigimos a las implicaciones que se producen en las actividades contra el lavado de dinero (AML) y las tareas asociadas a Conozca a su cliente (KYC). Estamos abriendo un camino para sanear todas las transacciones basadas en Blockchain.

¿Es seguro el origen de los fondos con los que está tratando?

¿Fueron robados o provienen de actividades ilegales?


¿Está seguro de con quién está tratando realmente o conoce quién es su potencial socio?


BCA es un método que permite integrar dentro de un Smart Contract (contrato inteligente) los certificados de confianza que emiten los gobiernos o bancos, así como sus certificados-raíz (root certificates). De esta forma se implementan automáticamente en nuestro blockchain Ethereum.

Como los certificados raíz cifrados son de dominio público, no se necesita verificar la entidad responsable de origen para gestionar el contrato. Cualquiera puede consultar las huellas dactilares que examina el Smart Contract (contrato inteligente) y, por lo tanto, confirmar si son las mismas que las que figuran en la entidad de certificación que expide los certificados raíz (en su sitio web oficial o en la base de datos).